Inicio > Guerra Espiritual > LA GUERRA CONTRA NUESTRO RAZONAMIENTO

LA GUERRA CONTRA NUESTRO RAZONAMIENTO

noviembre 10, 2012

Deu 2:24  Levantaos, salid, y pasad el arroyo de Arnón; he aquí he entregado en tu mano a Sehón rey de Hesbón, amorreo, y a su tierra; comienza a tomar posesión de ella, y entra en guerra con él.

Después de haber derrotado a Arad, que fue el primero de los  reyes derrotados por Moisés y que  de hecho, representa nuestro egocentrismo y nuestro autosuficiencia, para no aceptar la autoridad sobre nuestra vida, en el libro de las batallas de Jehová aparece la segunda batalla que tuvieron que enfrentar y esta era contra Sehón rey de Hesbón, amorreo y de tal manera que el nombre  Sehón está íntimamente relacionado con vientos y tempestades, pero también su nombre tiene un sentido de:  Fortaleza,  Inteligencia, Razonamiento, Pensamiento, e Imaginación. Y esta es una batalla que libramos contra uno de los enemigos internos,  que llevamos dentro y que es de los más fuertes en nuestra mente, este rey representa nuestro humanismo y razonamiento. Cuando Sehón gobierna nuestra mente es cuando la duda en cuanto a las cosas espirituales viene, este rey lo que hace es mesclar la fe con el humanismo político, con el humanismo científico y con el razonamiento humano. Y este rey hace que perdamos el temor verdadero  hacia lo eterno y esta manera de vivir el evangelio con razonamientos humanos, traerá aun en las expresiones de nuestra boca al hablar con nuestros semejantes serán palabras ásperas y tormentosas que afectan a nuestros semejantes.(ya sea en nuestro trabajo o en nuestro  hogar y aun en la iglesia, en el trato con nuestros hermanos) de hecho que la  Biblia nos enseña que los maridos no deben ser ásperos con su esposa; Col 3:19  Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. o sea no sean dominados por Sehón,  porque cuando un hombre es áspero en su trato, es porque está dominado por el espíritu maligno de Sehón. Un dato muy curioso es la aptitud de Moisés en cuanto a la orden de Dios, de atacar a este rey, Deu 2:24  Levantaos, salid, y pasad el arroyo de Arnón; he aquí he entregado en tu mano a Sehón rey de Hesbón, amorreo, y a su tierra; comienza a tomar posesión de ella, y entra en guerra con él. Sin embargo Moisés lo que hace es enviarle mensajeros de paz,  Deu 2:26  Y envié mensajeros desde el desierto de Cademot a Sehón rey de Hesbón con palabras de paz, y esto lo que denota es la triste realidad y la condición humana y personal de no atacar a este rey, más bien tratamos de compaginar y de mesclar la fe con el razonamiento de nuestra mente.  y esta condición de Moisés nos enseña una realidad propia del ser humano que es más fácil gritarles a los demonios de afuera,  que atacar y  cambiar nuestra forma de hacer y pensar las cosas.   La orden de Dios era bien clara “entrar en guerra contra Sehón”, mas sin embargo la actitud de Moisés fue negociar el paso por esa tierra y negociar la provisión de alimentos.

Esta misma actitud es la que demostramos nosotros cuando Dios nos pide que batallemos contra nuestros pensamientos hasta llevarlos cautivos a la obediencia,  2Co 10:5  derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, pero aun en contra de la orden de Dios lo que hacemos es trata de entablar una amistad, una especie de mescla, entre lo que pensamos y lo que verdaderamente Dios quiere de nosotros. Mas sin embargo tarde o temprano Dios nos enfrentara con este espíritu maligno que gobierna la mente Deu 2:30  Mas Sehón rey de Hesbón no quiso que pasásemos por el territorio suyo; porque Jehová tu Dios había endurecido su espíritu, y obstinado su corazón para entregarlo en tu mano, como hasta hoy. Al final, Dios endurece el corazón de los enemigos con los que quisimos negociar y al final ellos mismos nos terminan atacando, y esto es un principio básico en el Reino de Dios.

Sino tenemos cuidado, como creyentes este espíritu contrario en nuestra mente,  puede llegar a gobernar literalmente  nuestra mente en términos generales e influir en los pensamientos de tal manera que terminamos creyendo y mesclando los preceptos espirituales con el sistema mundano.

Cuando logramos derrotar a Sehón, logramos despojarnos de un gran porcentaje de la influencia legalista y humanista que ataca nuestra mente, y con  la que muchas veces caemos en  tentaciones vergonzosas,   porque es precisamente en la mente donde se inician los pecados que destruyen la fe en el corazón de las personas.

Categorías:Guerra Espiritual Etiquetas: , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: