Inicio > Guerra Espiritual > RENOVANDO NUESTRO INTERIOR

RENOVANDO NUESTRO INTERIOR

noviembre 10, 2012

Col 3:9  No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, Col 3:10  y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,

 El proceso del desarrollo del cristiano tiene que estar fundamentad, estrictamente  en esta vida tiene que estar fundamentado en el propósito eterno de lo que Dios quiere en nosotros y este propósito lo encontramos en el llamado apostólico de la carta a los romanos Rom 8:28 -29  Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. El propósito de Dios es que Cristo sea el primero entre muchos como El ; en el evangelio de Juan,  a Cristo se le llama el “ Unigénito” del Padre  esto quiere decir “único en su especia, único en calidad “Juan 1:14  Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Ahora la idea es fundamentar  concretamente lo que el Padre  quiere  ver  en  nosotros, y lo único que quiere ver en cada  creyente, es a Jesús  formado dentro del  interior de cada  persona, pues así fue creado el hombre en un principio, a la imagen de Dios, esa imagen después de la caída del hombre se perdió, pero ahora la idea es volver a esa imagen con la cual el hombre fue creado por Dios,  por eso Cristo decía Mat 11:29  Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; lo que esta diciendo sean como yo soy, pues se dice que Jesús es la imagen de Dios Col 1:15  El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. A esto se le llama renovación o cambio de pensamiento.

Efe 4:22  En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, Efe 4:23  y renovaos en el espíritu de vuestra mente, Efe 4:24  y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Fuimos creados  conforme a la imagen de Dios en un principio, pero esa imagen se perdió con la entrada del pecado en el hombre  y fuimos deformados por las costumbres pasadas y estas costumbres son las que forman nuestra imagen de pecado hoy, renovar la mente simplemente significa dejar a un lado las costumbres con las cuales fuimos formados a este mundo de pequeños y que de hecho siempre nos agradó hacer y acoplarnos a las buenas costumbres del Reino de Dios. Efe 4:22  En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, Efe 4:23  y renovaos en el espíritu de vuestra mente, Efe 4:24  y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. El revestirnos o renovarnos en el espíritu  es un proceso espiritual mediante el cual, El Espíritu Santo que opera y trabaja con la verdad o sea la palabra de Dios desplaza al viejo hombre o sea las viejas mañas o vicios de nuestra carne para dar lugar  a una nueva forma de pensar y pensando de una forma nueva,  pues vivir en nueva vida Romanos 12:2 (DHH)No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto. La renovación del “Espíritu de vuestra mente”, no es un acto solo de Dios, sino que es necesaria la participación de cada  creyente que toma a bien el aceptar su  responsabilidad en cuanto a conocer y obedecer armándose, así de las  armas del  Espíritu Santo que es la verdad…Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (Juan 8:32). Esta libertad es la que todos buscamos y el Espíritu es el único que puede llevarnos ahí, “El espíritu de verdad os guiará a toda verdad porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga; y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:13). Pero debemos de ser responsables, pues el Espíritu pelea en nuestra transformación si nosotros estamos peleando y anhelando este cambio, por esto el llamado apostólico dice: “En cuanto a tu anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos” (Efesios 4:22). La ayuda del espíritu Santo es fundamental en esta batalla interna,  pero la realidad es que si no tomamos la responsabilidad personal de cambio en nuestro interior , poco o nada  podrá hacer el Espíritu Santo  a favor de nosotros, pues no basta solo conocer la verdad,  para purificar el alma también  se necesita el arma más poderosa que viene directamente de nuestra propia decisión y es el obedecer lo que oímos  esta es la verdadera forma de liberar o purificar el alma de las costumbres antiguas del viejo hombre, bueno realmente es la única forma y la mayor de las armas de la verdad “LA OBEDIENCIA “.

La renovación espiritual a la cual somos llamados es un proceso bastante lento de cambios  paulatinos en nuestra mente, este proceso puede tardarse muchos años hasta que lleguemos a experimentar la verdadera libertad del ser libres de nuestra forma de pensar anterior y de nuestras aptitudes emocionales  de los pensamientos mas oscuros y profundos que se quiera o no reconocer son grandes fortalezas de oscuridad que no están dispuestas a abandonar nuestra tierra si no que tienen que ser derribadas y sacadas de nuestra vida a la fuerza Luc 11:21-23  Cuando el hombre fuerte armado guarda su palacio, en paz está lo que posee. Pero cuando viene otro más fuerte que él y le vence, le quita todas sus armas en que confiaba, y reparte el botín.   El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama. A esto es a lo que somos llamados a luchar contra estos  viejos hábitos de oscuridad  que han dominado nuestra alma durante años y para ganar esta batalla requiere  esfuerzo, perseverancia, voluntad, lucha y una total determinación que querer ser liberado. Esta parábola  indica que debes realizar acciones y actitudes que demandan una lucha constante y aguerrida  contra estos viejos hábitos y costumbres en las cuales nos hemos desarrollado atraves de tantos años, habituados al pecado y a los  pensamientos destructivos y negativos que oprimen nuestra  vida. Despojarse del viejo hombre requiere esfuerzo, perseverancia, voluntad, lucha y sobre todo determinación y convicción de lo que realmente queremos hacer.  Todo este proceso se debe de realizar mediante la obediencia a la verdad que hemos llegado a conocer, no solo basta conocer la verdad, es totalmente necesario el que podamos obedecerla, pues así es como se purifica el alma.  1Pe 1:22  Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro-  el considerarse  ignorante a estas verdades es lo que trae oscuridad a la mente “La ignorancia es causa de que los gentiles anden en la vanidad de su mente entenebrecidos en su entendimiento, por la dureza de su corazón” (Efesios 4:18). El conocer es tan importante como el obedecer  y para poder limpiar nuestra oscuridad interna las dos cosas debe de ir de la mano Jer 9:24  Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme,(A) que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová. El conocimiento es la palabra misma de Dios y el entendimiento es la capacidad de obedecer,  lo que ya se sabe.

 

 

 

 

 

 

Categorías:Guerra Espiritual Etiquetas: , , ,
A %d blogueros les gusta esto: