Inicio > DE EXORTACION > VOLVIÉNDONOS A LAS MISERICORDIAS PRESENTES

VOLVIÉNDONOS A LAS MISERICORDIAS PRESENTES

noviembre 10, 2012

 Esd 3:12  Y muchos de los sacerdotes, de los levitas y de los jefes de casas paternas, ancianos que habían visto la casa primera, viendo echar los cimientos de esta casa, lloraban en alta voz, mientras muchos otros daban grandes gritos de alegría. Esd 3:13  Y no podía distinguir el pueblo el clamor de los gritos de alegría, de la voz del lloro; porque clamaba el pueblo con gran júbilo, y se oía el ruido hasta de lejos. 

Dentro de las condiciones del corazón humano siempre van a ver aptitudes extremas y contrarias y una de ellas de las más sobresalientes es la aptitud que siempre estamos reposando los  triunfos o fracasos  del presente generalmente en el ayer, y terminamos encontrando mas consuelo en el pasado  que en el presente  y casi nunca nos damos cuenta de lo glorioso que es la misericordia de Dios en nuestro tiempo y cuando nuestro  tiempo va pasando lo encontramos mas valioso que el presente que vivimos y esta es una de las armas más poderosas que Satanás tiene en sus manos por la misma carnalidad del hombre. Siempre pensamos que los tiempos  pasados fueron mejores que los tiempos  en los cuales vivimos y esto es una  de los males más propensos que en el ser humano se encuentran y que la biblia lo rectifica  Ecl 7:10  Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría. En el corazón de Israel después de la restauración se encuentran sentimientos encontrados entre las nuevas generaciones que nunca habían visto las glorias del primer templo y  por lo tanto veían en los cimientos del nuevo templo las misericordias presentes  de Dios a favor de su pueblo, sin embargo la biblia dicen que los ancianos que habían visto la gloria y la majestad del primer templo o sea del templo que edifico salomón lloraban pensando en el ayer y en las glorias pasadas y veían con menosprecio este nuevo templo en comparación al  primero, Hag 2:3  ¿Quién ha quedado entre vosotros que haya visto esta casa en su gloria primera, y cómo la veis ahora? ¿No es ella como nada delante de vuestros ojos?  Y de hecho que hubo una mezcla notable de emociones al echar los fundamentos del templo. Los que nunca habían visto el primer templo gritaban con júbilo y con gozo pues para ellos hasta este fundamento les parecía grandioso.   De esto podemos aprender mucho pues cada generación tiene gloria y misericordia de parte de Dios, cada año que pasa en nuestra vida es diferente nunca los años son iguales y las misericordias son nuevas, no antiguas sino nuevas cada mañana debemos saber  agradecer los tiempos  de la misericordia de Dios en cada momento de nuestra vida, pero nunca menospreciar las misericordias de las nuevas generaciones cada una debe de vivir el tiempo y las misericordias en su propio momento y agradecer lo que de Dios hemos recibido y jamás estar atrapados en el tiempo pasado, como bien se dice el pasado ya paso y no volverá. El pasado únicamente debe de verse como un buen maestro para aprender,  pero jamás  para vivir atrapados  en él,  pues esto representaría un menosprecio a las bondades de las nuevas generaciones  más bien debemos de ver con optimismo en inicio de una nueva etapa de misericordia y bondad del cielo para esta tierra.  Pero quienes recordaban la gloria del primer templo y consideraban cuán inferior sería probablemente este nuevo templo, lloraban en voz alta. Ellos despreciaron el día de las pequeñas cosas y no fueron agradecidos por el bien que disfrutaban. Y el recuerdo del pasado y las aflicciones que sufrían,  les hicieron menospreciar y ahogar al  no poder ver cuán grande es la bondad  de Dios en el presente.   Que el recuerdo de las aflicciones o bendiciones anteriores no ahoguen el sentido de poder disfrutar las misericordias presentes. El pasado es pasado y jamás volverá y no debemos de menospreciar las bondades diarias de misericordia que fue el gran error del pueblo de  Israel en el desierto ellos siempre vivieron pensando en el pasado… Núm 11:5  Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; Núm 11:6  y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos.  No podían valorizar la misericordia presente por estar siempre atrapados en el pasado. Los que reciben, disfrutan y agradecen  misericordia diaria son aquellos que no están atrapados, ni subyugados por los tiempos buenos o malos, ni tampoco por los  recuerdos del pasado, ni por las dulces o amargas experiencias del ayer, sino que más bien pueden ver cada día  una nueva oportunidad de las misericordias que Dios ofrece para nuestra vida todos los días… Jua 5:5-6  Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? La pregunta de Jesús es a consecuencia de que este hombre ya tenía toda una vida de estar paralitico, en la cual probablemente  el hubiera podido quedar atrapado en un pasado doloroso y triste, y perder toda esperanza de un dia poder caminar, sin embargo el paralitico manifiesta, “si quiero pero no puedo”, y esto lo que manifiesta es que guardaba la esperanza en la misericordia de Dios cada día y su día de recibir misericordia le llegó. Jua 5:8-9  Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo… los que esperan en las misericordias diarias de Dios jamás serán avergonzados.

Categorías:DE EXORTACION Etiquetas: ,
A %d blogueros les gusta esto: