Inicio > FORMACION > UN NOMBRE dominante

UN NOMBRE dominante

enero 29, 2014

Publicado 23 enero, 2014 | Por admin | Editar

Gén 17:15 Dijo también Dios a Abraham: A Sarai tu mujer no la llamarás Sarai, mas Sara será su nombre.

El nombre con el cual nos es presentada por primera vez, esta mujer no es Sara sino Sarai, “El nombre de la mujer de Abram era Sarai… Mas Sarai era estéril, y no tenía hijo”, Gén. 11:29-30.

Hay dos aspectos sobresalientes en el inicio del relato bíblico en la vida de esta mujer:

1. Su nombre.

2. Su esterilidad.

Estas dos cosas son aspectos en la vida de esta mujer que han de ser tratadas y trabajadas por Dios mismo para que ella pueda llegar a ser conocida como una mujer de fé.

El nombre Bíblicamente definía el carácter o la personalidad de una persona y la biblia nos presenta a Sarai, cuyo significado es “Dominante, o La que domina” y también viene de la raíz aramea “sar” que significa “cabeza o la que gobierna”. Y esto es importante observarlo porque en este nombre se manifiesta su naturaleza, lo que ella había sido en su juventud, este nombre simboliza la actitud de una mujer no sumisa, más bien había sido confrontativa y dominante en momentos determinados. En pocas palabras Sarai no era una mujer sencilla, era fuerte de carácter y esto hace más maravilloso el RESULTADO del trabajo del alfarero sobre el barro, por algo se dice que Flp 1:6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;pues al final del proceso sobre Sarai, el apóstol Pedro la presenta como un verdadero ejemplo de sumisión, 1Pe 3:6 como Sara obedecía a Abraham, llamándole señor; de la cual vosotras habéis venido a ser hijas, si hacéis el bien, sin temer ninguna amenaza. Esto tiene que darles mucha esperanza a las hermanas de nuestra congregación, pues en el proceso SARAI,” la dominante” viene a ser transformada en un ejemplo de sumisión al final de su vida y es llamada “SARA” que significa “mujer noble o princesa” después de su cambio de nombre y de naturaleza, Sarai fue llamada por Dios mismo como parte de la realeza eterna, como parte de su familia, como madre de reyes , madre de naciones, de ahí viene su nombre de realeza SARA “princesa”.

Cuando Dios ha terminado su obra en nosotros somos llamados reyes y sacerdotes Apo 1:6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.Y también se dice en Apo 5:9 y cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación;

Apo 5:10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. El ser hecho reyes y sacerdote habla de la dignidad de su realeza de sus naturaleza de su santidad. Heb 12:9 Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? Heb 12:10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad. La disciplina de Dios es la forma de Hacernos participar de su santidad. Y al final de sus obra en nosotros se nos dará un nombre nuevo que representa un cambio de naturaleza y de personalidad. Apo 2:17 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.

Y cuando sarai abia alcanzado los 89 años, Dios le cambia el nombre y esto manifietsa también que sarai había cambia su carácter o personalidad.

Este cambio de nombre le fue dado a Sarai ya bien entrada en años y eso manifiesta lo difícil que es cambiar nuestra forma de ser o pensar, es probable que el nombre nuevo nos sea dado cuando ya seamos viejos y cuando Atravez de las experiencias y del caminar con Nuestro Dios, seamos participantes de su Santidad. Gén 17:15 Dijo también Dios a Abraham: A Sarai tu mujer no la llamarás Sarai, mas Sara será su nombre.

Considero que la clave del asunto está en el aprender de las experiencias y principalmente de los errores que en esta vida se cometen.

Sarai no fue desde su juventud una mujer admirable, pero si era barro en las manos del buen alfarero y aprendió de sus fracasos y de sus malas decisiones, aprendió a confiar en Dios y aprendió sumisión a su marido y todo este aprendizaje le permitió disfrutar y recibir la promesa en el momento, cuando ella ya tenía la edad espiritual necesaria para recibir esta promesa.

Debemos de considerar muy seriamente que sin la edad de madurez no se hereda en el Reino de Dios Gál 4:1 Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo.

Estudio del martes 21 de Enero del 2014

Categorías:FORMACION Etiquetas: , , , , ,
A %d blogueros les gusta esto: