Inicio > FORMACION > LA ESTÉRIL SE REGOCIJA

LA ESTÉRIL SE REGOCIJA

enero 29, 2014

El nombre de la mujer de Abram era Sarai… Mas Sarai era estéril, y no tenía hijo”, Gén. 11:29-30.

imagesEL desarrollo de la vida espiritual de sara, estuvo marcada por momentos de dificultad, desde el principio  De hecho que Sara tubo necesariamente que luchar contra la amargura personal que se producía por ser una mujer estéril, en medio de una sociedad que la señalaba y la aislaba indirectamente.

 En este tiempo,  la esterilidad era  considerada como una maldición divina y sara tenia que luchar con la idea de que Dios había prometido descendencia a Abraham en tal sentido esto se convirtió en un martirio personal, inclusive se sentía como alguien excluida de las promesas de Dios a sus esposo y muy probablemente todos los días se atormentaba a si misma pensando y viendo su edad y las circunstancias de su propia vida. En medio de estas circunstancias de confusión personal ella llegara a tomar desiciones muy equivocadas en cuanto a  su sierva Agar, ella ansiaba ver cumplida la promesa que Dios le había hecho a su esposo,  Gén. 12:1    Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Gén 12:2  Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.Muy posiblemente Sarai,  siempre se sintió como un impedimento para que la promesa de Dios se pudiese concretar en la vida de su  esposo, el deseo del corazón de esta mujer estaba truncado por su problema de esterilidad.   Hubo muchos momentos de incertidumbre antes de que esta mujer pudiese ser conocida como  madre en la fe.  Sara atravez de los años,   había envejecido y seguía sin concebir ningún hijo.

Realmente hay situaciones muy difíciles,  que producen amargura en nuestra vida  y mientras esta amargura esté sobre nosotros, difícilmente las promesas de Dios se harán realidad en nuestra vida.

La vida de Sarai en cuanto a este asunto, reflejaba la amargura de su corazón por las desigualdades de la vida, de hecho que no ha sido la única, en la biblia haya muchos ejemplos de amargura por causa de las situaciones que a nuestro ver son injustas; como lo dice el salmista cuando expresa su pensar  Sal 73:2  En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies;  Por poco resbalaron mis pasos. Sal 73:3  Porque tuve envidia de los arrogantes,  Viendo la prosperidad de los impíos.Debemos considerar que esta expresión no se aleja de nuestra natural forma de ver la vida, pero debemos de esforzarnos para  ver las cosas como Dios las ve y no como nuestros ojos naturales las ven.

Puede que a veces Sara después de muchos años y viendo que su carne envejecía, y no tenia hijo es posible que en un momento determinado podría haber pensado,  si sus esperanzas y si su fe,  habrían sido vanas e inutiles. No obstante, llegó el día en que su desesperación se tornó en gozo.

La difícil situación de esterilidad de Sarai y la amargura de corazón que ella tuvo que saber enfrentar y en su momento vencer, debe ser ejemplo para muchos cristianos que viven en una aptitud de amargura por diferentes causas, pero mientras no se logre vencer la amargura difícilmente alcanzaremos las promesas de Dios, Heb 12:14  Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Heb 12:15  Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;Sara venció la amargura y pudo prorrumpir de alegría en su tiempo. Isa 54:1   Regocíjate, oh estéril, la que no daba a luz; levanta canción y da voces de júbilo, la que nunca estuvo de parto; porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada,ha dicho Jehová.

La prueba de Job atravez del tiempo estableció en el corazón de Job una aptitud de cierto reproche hacia a los tres amigos que lo acusaban injustamente, pero las escrituras nos dan una clave importante en Job 42:10  Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job,  la prueba de Job se acabo cuando el hubo orado por los acusadores y de hecho que la amargura del corazón de Job fue liberado, así paso con Sarai, llego a un momento cuando ella acepto su incapacidad para cambiar las cosas, venció su capricho y amargura,  entonces era el tiempo de Dios pues la biblia dice:  Gén. 21:1-5    Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con Sara como había hablado. Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho. Y llamó Abraham el nombre de su hijo que le nació, que le dio a luz Sara, Isaac. Y circuncidó Abraham a su hijo Isaac de ocho días, como Dios le había mandado.   Y era Abraham de cien años cuando nació Isaac su hijo. Las pruebas se acaban cuando comprendemos y cuando vencemos la amargura que producen las circunstancias y las injusticias en esta vida.

Al mantener una aptitud adecuada y correcta hacia nuestros semejantes y hacia las difíciles circunstancias que nos toca vivir, esta forma de pensar  traerá libertad y victoria sobre las injusticias. Cuando Job oro por sus acusadores la prueba término, cuando el salmista entro al santuario de Dios, entonces fue liberado de su amargura pues el dice: Sal 73:17-18  Hasta que entrando en el santuario de Dios,  Comprendí el fin de ellos. Ciertamente los has puesto en deslizaderos;  En asolamientos los harás caer. Sal 73:21-22  Se llenó de amargura mi alma, Y en mi corazón sentía punzadas. Sal 73:22  Tan torpe era yo, que no entendía;  Era como una bestia delante de ti. Realmente así somos cuando no vemos la vida como debe de ser vista.

 

Debemos saber cómo vencer la amargura de nuestro corazón para ver concretadas las promesas de Dios:

1.     DEBEMOS MOSTRAR APTITUD DE  AGRADECIMIENTO CON LO QUE TENEMOS. 1Ts 5:15-18  Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos. Estad siempre gozosos.   Orad sin cesar.  Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

2.     DEBEMOS SABER PERDONAR AL OFENSOR. Mat 18:21  Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Mat 18:22  Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

 

3.      DEBEMOS SABER QUE DIOS TIENE EL CONTROL DE TODO. Job 1:20-22  Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno. 

 

Categorías:FORMACION
A %d blogueros les gusta esto: