Inicio > FORMACION > LA LEY DE LOS HOMICIDIOS.

LA LEY DE LOS HOMICIDIOS.

enero 30, 2014

Mat 5:21  Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás;y cualquiera que matare será culpable de juicio. Mat 5:22  Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego.

 

El cometer homicidio en todos los países del mundo es tenido como el mas grande crimen que se  pueda cometer

contra el prójimo, pues de una u otra manera es el resultado de un deseo insatisfecho  del mal engendrado probablemente años, ante de cometer tal acción, de hecho el homicidio es castigado se supone con las penas mas severas, porque es el mas terrible deseo del corazón de los hombres en contra de sus semejantes. Fue el primer conflicto real de maldad que se registra en la biblia (Gén. 4:8  Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.), aunque lo que fue castigado era el homicidio que Caín cometió el homicidio  era el resultado de otras cosas que en  Caín habían sido engendradas  aparentemente de  menor importancia, tiempo atrás como lo eran los celos, la envidia y que era la raíz verdadera del problema aunque no se viera. La ley de Dios, bajo la interpretación judía, solo juzgaban el acto mismo del homicidio, pues era asta ahí donde podían ver con sus ojos(es difícil conocer, quien es envidioso,  quien es celoso, pues son emociones que por desgracia el ser humano guarda en lo mas profundo de

su corazón,( Jer. 9:2-8)  y la verdad es que el corazón solo Dios lo puede ver y conocer perfectamente  (  Jer. 17:9

 Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Jer. 17:10  Yo Jehová, que escudriño la

mente, que pruebo el corazón,para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras. ).

 

La ley de moisés era acoplada a lo que el hombre podía ver (Éxo. 21:12  El que hiriere a alguno, haciéndole así morir, él morirá. ) y dentro de este sentido lo único que la ley podía hacer era condenar al que hubiera ya, cometido tal acción y la verdad es que nosotros nos equivocamos con nuestros juicios, como seres humanos y  fácilmente somos engañados por los prevaricadores en las congregaciones y en muchos lugares y en muchos casos juzgamos mal por causa de que no podemos ver mas allá de las falsas lagrimas de una persona.

 

Lo que los intérpretes de la ley   confrontaban  era directamente el homicidio o sea el resultado directo del acto mismo. Los maestros judíos habían enseñado que nada, salvo el homicidio, era prohibido por el sexto mandamiento, dejando de lado la raíz, que era el verdadero problema  y de hecho así, eliminaban su significado espiritual, a tal grado  que este mandamiento fue reducido, a un mero estatuto criminal, con referencia sólo a los actos exteriores.

Cristo le da un sentido estrictamente moral a la ley de los homicidios y establece que la ley fue establecida para que se pensara en no dañar al prójimo y no solamente el no matar por temor a alas consecuencias, y esto nos enfoca la realidad que la biblia dice en cuanto al vivir y el hacer las cosas no por las consecuencias que pueden venir sino por amor a Dios y al prójimo… Col 3:18  Casadas, estad sujetas a vuestros maridos,como conviene en el Señor. Col 3:19  Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Col 3:20  Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.Col 3:21  Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten. Col 3:22  Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. Col 3:23  Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; Col 3:24  sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. Este  es el verdadero sentir de la ley de la restitución: no el temor a las consecuencias, más bien el amor a Dios y al prójimo. El sexto mandamiento no sólo prohíbe el acto de matar, sino que se aplica también al pensamiento y a la palabra, a la ira  y a los insultos destructivos, que es de donde viene el verdadero problema (Stg. 1:13 -15)    Lo que para nosotros es un simple enojo, para Cristo  es un homicidio; “Necio” es una expresión  de disgusto y de burla por la manera diferente, de  pensar de alguien, (incluyendo a los religiosos), en pocas palabras, jamás debemos burlarnos de nadie, prácticamente es lo mismo que  «tonto» o «estúpido»; mientras que Fatuo expresa “desprecio total” por el carácter de alguien. (Incluyendo a los delincuentes) , realmente lo que Cristo dice es que el sexto  mandamiento es quebrantado por los sentimientos, pensamientos y mucho más por palabras  llenas de un sentimiento de odio ( hacia nuestros semejantes ) desde el más simple pensamiento,  hasta el más envenenado, contra los hermanos y las demás personas; (1Jn 3:15  Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él. ) Las calumnias y las críticas  maliciosas son veneno que matan secreta y lentamente a nuestros semejantes. Cristo nos dice  que por sencillos que consideremos  nuestros pensamientos  y nuestro hablar contra nuestro prójimo, ciertamente seremos  llamados a juicio, porque el verdadero problema, no inicia en el acto de matar a alguien, sino que inicia en la forma de pensar y hablar y este es uno de los mayores problemas en las congregaciones, que hay muchos homicidas-fariseos, que por un lado dicen defender la ley literal, pero critican a los demás, asiéndose ellos mismos transgresores de la ley de la restitución que nos incita  a amar a nuestro Dios y a nuestros semejantes.(Stg. 3:1) (Stg. 3:6)  (Stg. 3:13-18) (Stg. 4:12).

 

Categorías:FORMACION
A %d blogueros les gusta esto: