Inicio > FAMILIA > El principio de la GENUINA CONVERSION

El principio de la GENUINA CONVERSION

noviembre 6, 2014

el principio de la genuina conversionEs un hecho correcto el saber que ningún hombre llevara a su esposa mas allá de lo que él es en sí, e igualmente sucede con la mujer o en términos generales lo mismo sucede con los padres de familia que definitivamente, no pueden llevar más allá a sus hijos de lo que ellos son, saben o conocen. Lo seguro en todas las áreas de la vida, es que nadie puede conducir a nadie más allá de lo que conocemos. TODOS DAMOS LO QUE SABEMOS. En pocas palabras debemos de considerar que los cambios sobre nuestros hijos deben empezar en nosotros mismos como padres. Esta verdad tiene una implicación muy importante pues un padre dará lo que es.


Tratar de criar hijos para Dios sin tener una genuina conversión al Señor es algo tan absurdo como pedir al árbol de manzano que de marañones. Muchos padres de familia, quieren tener un hogar para Dios, pero sin Dios, muchos quieren que los resultados familiares sean los adecuados, pero sin seguir necesariamente el manual de Dios sobre la familia o mas específicamente como está de moda hoy en día de cuanta gente deambula en las iglesias creyéndose cristianos, pero sin sujetarse a las leyes del reino, creando dentro de sus propios corazones mesclas horribles entre cristianismo y mundanalidad, nadie quien tal haga, obtendrá buenos resultados, de hecho muchos hogares de predicadores tienen tan mal testimonio en cuanto a la familia que toda la predica de estos hombres tiene que basarse en criterios evangelisticos, y no se tocan o se predican los valores familiares por la misma vergüenza que ello conlleva.
El primer punto de una buena familia tiene que empezar por una genuina conversión de los padres y el anhelo de querer hacer bien las cosas. (Moisés fue llevado al desierto mucho antes de que condujera al pueblo y esto era porque antes de guiar, primero debía conocer bien el lugar y el terreno por donde iba a conducir al pueblo) en el principio del buen fundamento se incluyen todos los esquemas importante de la vida, esto incluye algo tan importante para Dios como los es la familia, una buena familia debe comenzar con una buena y genuina conversión de los padres, sino fuera así difícilmente la cosa funcionara como debería funcionar. Pues la amyor autoridad de un buen padre se recibe atravez del ejemplo que sus hijos puedan ver. Mat 7:24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Mat 7:25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Mat 7:26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; Mat 7:27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Es aquí donde debemos examinar nuestra condición espiritual con sinceridad y deben resonar las palabras del apóstol Pablo Cuando dijo: 2Co 13:5 Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos.¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis Reprobados? Jamás y bajo ninguna circunstancia, podremos tener una familia de acuerdo a Dios, sin Dios, Este el principio más importante para poner el buen fundamento sobre el cual se fundamentara nuestra familia, una verdadera conversión se puede medir a luz de lo dicho por el profeta: Eze 36:25 Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Eze 36:26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Eze 36:27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Estos versículos lo que nos dicen es que todo comienza con un nuevo corazón y con la ayuda del Espíritu Santo.
Ahora BIEN Con toda franqueza debemos hacer las cosas a la manera de Dios sino no funcionara todo lo que pudiésemos hacer porque el esfuerzo humano no tiene sentido ni resultados sin la ayuda de Dios pues la biblia dice claramente en el Salmo 127:1 Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia. Sal 127:2 Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, Y que comáis pan de dolores; Pues que a su amado dará Dios el sueño. Sal 127:3 He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. Sal 127:4 Como saetas en mano del valiente, Así son los hijos habidos en la juventud. Sal 127:5 Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; No será avergonzado Cuando hablare con los enemigos en la puerta. Recuerde el inicio del salmo Salmo 127:1 Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; y “casa” aquí significa familia y es un hecho contundente que se está refiriendo a la familia y específicamente al buen resultado en cuanto a los hijos…Dios es y siempre ha sido el que edifica el corazón de los hijos atravez del la buena aptitud de los padres.

Categorías:FAMILIA Etiquetas: , ,
A %d blogueros les gusta esto: