Inicio > DE MADUREZ > UN VIAJE FRUSTRADO

UN VIAJE FRUSTRADO

marzo 19, 2016

Copy-of-300x250-recycleNúm 11:4  Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne! Núm 11:5  Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos;

Uno de los llamamientos más emblemáticos del antiguo testamento es el fracaso de una generación que fue llamada a llegar a la tierra de la promesa pero que nunca lograron llegar y el apóstol pablo los pone como ejemplo para nosotros, 1Co 10:5  Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto 1Co 10:10  Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.1Co 10:11  Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. Todo el problema de la marcha de Israel es que nunca pudieron renunciar a su pasado, pasaban los días los meses e inclusive los años y siempre vamos a ver ese mismo problema, siempre los ataba el pasado esta fue la causa de su fracaso, nunca pudieron avanzar porque sus corazón siempre estuvo en Egipto, Núm 11:5  Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; nunca pudieron dejar este sentir, pero la realidad es sencilla no podremos avanzar si seguimos pensando en Egipto, Israel nunca se dio cuenta que Dios los libero para que fueran un pueblo diferente al resto de pueblos, nunca lo entendieron y esto hizo que no tuvieran dirección clara hacia donde conducirse, nunca lograron conocer la dirección del camino hacia la tierra de la promesa, realmente nunca salieron de Egiptoo sea nunca salieron de sus pasado y esto los hizo fracasar. Heb 3:10  A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos. Heb 3:11  Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo. Por eso, se nos hace un llamado muy serio, Heb 2:1  Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. (Del griego “prararyomen” que sig. Perder el rumbo o la dirección)

Debemos concluir diciendo que una de las condiciones más importante para avanzar en el llamamiento es, que debemos romper relaciones con nuestro pasado en lo posible y esto no es de la noche a la mañana que lo lograremos,  pero debemos comenzar paulatinamente a olvidar muchas cosas en las que fuimos enseñados en el mundo,  sino no avanzaremos. el no querer olvidar las cosas del mundo determina nuestra dirección, determina nuestro caminar pues Dios nos llama a ser un pueblo diferente a los pueblos del mundo, sino no tendría sentido el ser llamados.  Abraham detuvo su viaje hasta que pudo romper la relación con su pasado, Hch 7:4  Entonces salió de la tierra de los caldeos y habitó en Harán; y de allí, muerto su padre, Dios le trasladó a esta tierra, en la cual vosotros habitáis ahora.

Categorías:DE MADUREZ
A %d blogueros les gusta esto: